Foto: Captura de pantalla (@Dafne148Mora).

Reportan manifestaciones frente a la embajada de Estados Unidos en la CDMX

Este 5 de junio, un grupo de personas vestidas de negro se concentraron a la altura del Monumento del Ángel de la Independencia y comenzaron marchar hacia la embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México, con motivo del asesinato de George Floyd a manos de un policía en Minneapolis, Minnesota.

Antes estos manifestantes se reunieron en la Glorieta de la Avenida Insurgentes, fue entonces que comenzaron a trasladarse a la Avenida Paseo de la Reforma.

Igualmente, afuera de las instalaciones de representación del estado de Jalisco, en la colonia Polanco de la alcaldía Miguel Hidalgo, un grupo de personas empezó a manifestarse por el abuso policial y principalmente por el caso de Giovanni López.

Manifestaciones en la embajada de Estados Unidos

El grupo de manifestantes que realiza protestas por el abuso policial en Estados Unidos y en México, comenzó a avanzar sobre la calle Río Tiber, en la colonia Cuauhtémoc, donde comenzaron a romper vidrios de tiendas y bancos. Sin embargo, ante estos hecho nunca se observó presencia de policías.

Después comenzaron a dirigirse a la embajada de Estados Unidos donde comenzaron a intentar derribar las vallas de protección, tanto con objetos como con golpes y patadas.

Por su parte, personal de vigilancia empezó a lanzar gas desde el interior de la embajada para intentar ahuyentar a los manifestantes. No obstante, estos siguieron lanzando piedras y también comenzaron a realizar pintas.

Las protestas continúan en la representación del estado de Jalisco

Tras dejar la embajada de Estados Unidos, los manifestantes encapuchados se dirigieron a la representación del estado de Jalisco en la colonia Polanco.

Antes de que los protestantes llegaran, en el lugar se comenzaron a colocar vallas de protección y a personal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Los manifestantes, sobre la calle Campos Elíseos, empezaron a lanzar diferentes objetos, piedras y petardos a los policías que intentaban resguardar la representación del estado de Jalisco en la Ciudad de México.

Los elementos de seguridad pública empezaron a desplegarse para ahuyentar a los manifestantes, por lo que éstos comenzaron a retroceder mientras continuaban lanzando diferentes proyectiles.