Nuestro país es considerado como fuente, tránsito y destino para la trata de personas. En este contexto, se logró el rescate de 63 indígenas de la etnia tzotzil de Chiapas —de este grupo, 56 son menores de edad—, quienes eran obligados a pedir dinero en las calles y estaban expuestos a condiciones de hacinamiento, en la capital de Oaxaca.

De acuerdo con la Fiscalía General Estatal (FGE) de Oaxaca, los 56 menores de edad y los siete adultos permanecían cautivos en una casa ubicada en el municipio de Santa María Atzompa, en Oaxaca. Además del rescate, también se logró la detención de 11 personas señaladas por el delito de trata de personas, en la modalidad de explotación laboral.

¿Cuál era la manera en que operaban? Se supone que los tratantes llevaban a los menores de edad y a los adultos a distintos cruceros de la capital, ahí los niños y las niñas pedían dinero, además de vender distintos productos a los automovilistas.

La cotidianidad de este grupo de indígenas tzotziles iba de trabajar en las calles al domicilio donde los mantenían retenidos —de acuerdo con testimonios, los niños y las niñas pasaban la mayor parte del tiempo en la calle, se alimentaban de lo que los transeúntes y automovilistas les daban y, finalmente, a las 20:00 horas un automóvil los recogía—.

Tráfico de personas, trata y explotación

“Las personas rescatadas son todas originarias de Chiapas, pertenecientes al grupo tzotzil, por lo cual, para garantizar un mejor y más efectivo derecho a la justicia, se contó con un traductor para facilitar las labores”, se lee en el comunicado que emitió la Fiscalía el 14 de octubre.

Esta explicación denota una de las muchas desventajas a las que se enfrenta esta comunidad —y más los niños y las niñas— al no saber español y, de alguna manera, estar incomunicada con otros grupos, ante los abusos de sus captores.

Además del idioma, el abuso también recae en los niños y las mujeres que han sufrido de explotación laboral: “entre las personas rescatadas se encuentran siete mujeres adultas, 56 menores de edad“, de los cuales 12 son niñas, 14 son niños —seis de ellos son menores de dos años—, 15 mujeres adolescentes y 15 hombres adolescentes.

Sin embargo, tras el rescate y la identificación de los agresores, la Fiscalía informó que las investigaciones siguen para encontrar al jefe del grupo de trata de personas —mientras que los presuntos tratantes ya fueron remitidos al Ministerio Público acusados trata de personas, segundo delito a nivel nacional después del tráfico de drogas, de acuerdo con  la organización Unidos contra la Trata —.