Óscar Ricardo Valero Recio Becerra, exembajador de México en Argentina, ha estado envuelto en varias polémicas desde hace unos meses. Y ahora, para acabarla de contar, al escándalo del robo de un libro en una librería de Buenos Aires, y el intento de llevarse unas playeras sin pagar en un establecimiento del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, en Argentina, ahora se suma una acusación por acoso sexual.

Foto: @EmbaMexAr (Twitter)

Así lo dio a conocer el canal de televisión Todo Noticias (TN), quien informó que Valero cuenta con una orden de restricción en su contra, la cual fue emitida el pasado 10 de diciembre y que fue pedida por la jueza de familia Vilma Nora Díaz, con el fin de que el exembajador mexicano no pudiera acercarse ni tener contacto con la víctima que lo denunció por acoso y violencia sexual. 

Cabe mencionar que en diciembre del año pasado, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, aceptó formalmente la renuncia de Óscar Ricardo Valero Recio Becerra, esto supuestamente por motivos de salud y con la polémica de los robos muy reciente. “Ricardo Valero es una gran persona, está sujeto a tratamiento neurológico, le deseo pronta recuperación”, expresó el canciller en su cuenta oficial de twitter.

De acuerdo la parte médica firmada por la Dra. Ana Luisa Sosa, de Médica Sur, y difundida en redes sociales, desde el año 2012 se identificó que Valero desarrolló un síndrome frontal “caracterizado por alteraciones conductuales”, que podrían explicar su comportamiento. 

“Se estima que a pesar de su recuperación postquirúrgica, [Valero] ha estado presentando en forma gradual una reactivación del síndrome frontal”, se lee en una parte del escrito. En otras palabras, el amor por las cosas ajenas que ha desarrollado Valero en las últimas semanas, ocurrieron por el padecimiento neurológico que sufre desde hace unos años, algo que para muchos sonó más a una excusa para encubrir al exembajador. ¿Ustedes qué opinan?