Sordo Madaleno Arquitectos y hasta Miguel Ángel Mancera, ex jefe de gobierno de la Ciudad de México, se han ido por la tangente en el colapso de Plaza Artz Pedregal y sólo faltaba Grupo Riobóo para redondear el carrusel de declaraciones que se deslindan del derrumbe de este centro comercial.

Este día, mediante un comunicado de prensa, Riobóo aseguró que el diseño estructural y los cálculos que realizó para este centro comercial los hizo cumpliendo con las normas y bajo “los estándares de calidad mundial“.

Y, ¿luego?

El asunto aquí, según esta compañía, es que la parte que colapsó en Plaza Artz Pedregal —una estructura metálica— no formó parte del proceso de los cálculos y diseños que hizo Grupo Riobóo.

Y ahí va de nuevo: la empresa se aventó una declaración más  que se desmarca de lo que pudo ser una tragedia en CDMX, tras los daños que los chilangos han sufrido después del 19 de septiembre de 2017.

Las estructuras de concreto fueron las únicas que la empresa de José María Riobóo armó, dice. Y aunque no tiene nada qué ver con el colapso, también detalló que ahora está cooperando con personal de Protección Civil para remover los escombros y abrir la vialidad en la zona afectada.

Y, bueno, ya para rematar sus acciones cooperativas, Riobóo pidió al Instituto de Verificación Ambiental y del Ordenamiento Territorial información sobre la construcción de la plaza.

Se desmarcan

Esta mañana, Miguel Ángel Mancera, senador electo, también se desmarcó de este asunto, pese haber asistido a su inauguración el 8 de marzo pasado y que el gobierno dio seguimiento a las obras de protección civil durante su construcción. Pero según Mancera, Plaza Artz Pedregal cumplió con todos los protocolos para su edificación.

Y el día de ayer, el vocero de Sordo Madaleno Arquitectos, Óscar Kaufmann, explicó a Foro Tv que accidentes como este sucedían a veces, así casual.

Lo que es un hecho, es que las autoridades de la CDMX ya comenzaron con la investigación de este accidente y, por lo pronto, José Ramón Amieva, jefe de Gobierno, no descarta que esto sea un caso de negligencia.

Pero lo único que esperan los chilangos, es que la investigación no se olvide y se resuelva el tema de la construcción de Plaza Artz Pedregal, en pro de la transparencia y para evitar que casos como éste se repitan.