Hablar de Julian Assange es hablar de uno de los personajes más disruptivos de los últimos tiempos, pero también de una mente camaleónica, que en un abrir y cerrar de ojos pasa de ser el ‘periodista’, para convertirse al ‘activista’, de la ‘víctima’ al ‘villano’ y de ser un tipo que en el 2006 parecía reinventar el periodismo lanzando una plataforma en línea que permitía a cualquier ciudadano filtrar información confidencial de manera anónima -que con el paso del tiempo conoceríamos como Wikileaks-,  a un personaje que terminó por convertirse en el mejor aliado de la campaña presidencial de Donald Trump.

Es por ello que a propósito de su detención ocurrida esta mañana en el Reino Unido, vale la pena revisitar ‘Risk’ el aclamado documental de Laura Poitras que deja al descubierto las otras facetas de Julian Assange, que pasa de aquel hombre que buscaba sacar a la luz pública los secretos y malos manejos gubernamentales, como ocurrió con el video que muestra la ejecución extrajudicial de ciudadanos iraquíes y periodistas de Reuters, hasta un soberbio Assange que comienza a realizar fríos cálculos sobre el manejo que puede dar a la organización, de acuerdo a su conveniencia.

El proceso de este documental le llevó a Poitras poco más de seis años, en los que en un principio, era muy probable que Julian Assange asumiera que se le retrataría como un héroe, pero conforme avanzó el proceso se fue llenando de desencuentros provocados por las palabras y actitudes del fundador de Wikileaks, comenzando por esa escena en la que exige hablar a Hillary Clinton y continuando cuando menosprecia las preguntas de Lady Gaga en una pequeña entrevista.

Sin embargo, la escena que terminó por desterrar a Poitras de Assange, ocurrió cuando el activista habla con su abogada, sobre el caso de agresión sexual por el que fue acusado en Suecia, desestimando no sólo la denuncia, sino también a las demandantes, afirmando que “un juicio sería desastroso para estas mujeres… Van a ser odiadas para siempre por gran parte de la población mundial. No creo que les convenga seguir con este tema”.  Una escena que Assange trató de censurar en el corte final de la película y que al recibir la negativa de Poitras, la señaló por “poner en peligro su libertad”.

El documental se estrenó en el 2017 y desgraciadamente en México sólo lo pudimos ver en contadas proyecciones auspiciadas por el Festival Ambulante, sin embargo, ‘hoy Risk’ está disponible a través de Netflix, por lo que si quieren entender un poco más sobre Assange, Wikileaks, Chelsea Manning y Edward Snowden, vale la pena echarle un ojo.