Robin Gibb en el hospital

Entre las décadas de los 60’s, 70’s y 80’s los Bee Gees vendieron más de 200 millones de discos.

Las composiciones repetitivas, pegadizas y estrambóticas del género disco marcaron por los menos a una generación de pantalones acampanados y movimientos de cadera escandalosos. Ciertamente, la primera vez que escuche Stayin’ Alive la baile con mi madre en una boda y pense que tres negras hermosas de cabellos rizados eran las responsables de esos agudos imposibles.

Fue una sorpresa, saber que tres rubios, los hermanos Gibb, eran las voces detrás del soundtrack de Saturday Night Fever, tal vez uno de los más memorables del cinematografía.

Con 61 años de edad, Robin, el menor de los Gibb, ha sido diagnosticado como “gravemente enfermo”, por los doctores del British Hospital, el lugar en el que permanece internado desde hace una semana.

Familiares y amigos han pedido a sus fans que se unan a un tributo musical a uno de los más grandes de toda una década. Y en Sopitas.com, nos sumamos a este homenaje con el más grande clásico de los Bee Gees: