Robin Thicke y Pharrell Williams pierden la demanda por “Blurred Lines”

Hace unos cuantos días les contábamos acerca de las estúpidamente altas ganancias que generó el mega éxito de radio “Blurred Lines”, compuesto en 2013 en por el cantante estadounidense Robin Thicke y por el rapero y productor Pharrell Williams.

Esta canción -que fue omnipresente durante más tiempo del que hubiéramos querido- generó un total 16, 675, 69 dólares

-sin contar el dinero generado por publicidad- de los cuales Thicke se llevó 5,658,214 dólares mientras que Pharrel se llevó los 5,153,457 de dólares restantes. ¿Nada mal, verdad?

El único detalle en esta historia de éxito financiero es que al año de ser estrenada, la canción fue acusada de plagio por los hijos del mismísimo Marvin Gaye, quienes aseguraban que “Blurred Lines” era un plagio de “Got To Give It Up”, canción compuesta en 1977 por el legendario cantante estadounidense.

¿Ustedes qué opinan, sopicuates?

Después de un largo proceso legal, el día de hoy el juez falló a favor de los hijos de Marvin Gaye y dictó que “Blurred Lines” es tan parecida a “Got To Give It Up” que Thicke y Pharrell Williams se verán obligados a pagar 7.3 millones de dólares a la parte afectada por concepto de regalías -casi el 50% del total de dinero generado por esta canción-.

Al parecer la mala racha de Thicke -que en el pasado 2014 fue dejado por su esposa, su último larga duración fue un fracaso y que también fue elegido como el sexista/machista del año por la fundación End Violence Against Women Coalition– parece continuar.

Via Stereogum.