Rusia es uno de los países más complejos en la actualidad. La estructura que define a su sociedad y el sistema político, lo han puesto en la mirada internacional en varias ocasiones (más por la segunda aunque se encuentren íntimamente relacionadas). Rusia, cuyo líder es Vladimir Putin, ha protagonizado algunos escándalos internacionales respecto, de forma irónica, a las decisiones que se toman para “beneficio” de la comunidad rusa.

Una de las más comentadas es la decisión de prohibir, de alguna manera, la homosexualidad con muestras de amor en público, por ejemplo. Y ahora, suma una a su lista con la aprobación de un plan para controlar el tráfico en internet. Ya era una realidad la censura a través de la red; sin embargo, estas nuevas reglas aumentan los niveles de vigilancia y censura en cuanto a la información que fluye a través de los usuarios.

De acuerdo con The Associated Press (a través de ABC News), el gobierno ruso tendrá mucho más control sobre lo que se ve en el país o lo que no, o bien, qué parte de la información llega y de qué forma. Se hizo la petición de que el internet corra en el país a través de servidores específicos antes de llegar a los usuarios, lo que les permitirá tener el control. El plan fue aprobado por la Duma Estatal conformada por miembros del parlamento.

Según los mismos reportes, Rusia aplicará estas nuevas reglas por cuestiones de seguridad, pero para muchos críticos, la realidad resulta contraria con una necesidad de tener control sobre los ciudadanos y las decisiones que estos toman. Por ejemplo, el año pasado, los representantes aprobaron una ley que prohíbe la distribución de “fake news”, pero esto ha sido tomado como una forma de censurar a los opositores del gobierno. Es decir, la información de la oposición podría ser considerada como falsa.

Rusia prohibió Telegram a partir de 2018, pero una de sus medidas más conocidas fue la pelea con Google al acusar a al compañía de violar algunas leyes. Google, acusaron, permitia el acceso de los usuarios a links que estaban prohibidos en el país. También, Rusia prohibió Wikipedia en el país por el simple hecho de no poder negar el acceso a alguna de sus páginas. De este modo, quitó todo Wikipedia del mapa en 2015.

China es otro país que aplica políticas de censura en la web. En el país, que al igual que Rusia es uno de los más grandes, están prohibidos varias páginas, personajes de la red y temas. Mucho se ha comentado de su “guerra” contra la diversión al prohibir temas relacionados con los tatuajes, por ejemplo. Las películas que llegan al país asiático, son revisadas antes de su proyección, evitando siempre escenas de homosexualidad, por mencionar alguno.