¡Ahora sí se armó! En Estados Unidos, este viernes 16 de febrero, cuando pensábamos que la investigación tomaría años, llegó un anuncio que nos agarró por sorpresa a todos. El Consejo Especial inició un proceso federal contra 3 entidades rusas y 13 individuos de la misma nacionalidad por “interferir con los procesos políticos y electorales de Estados Unidos, incluyendo la elección presidencial del 2016”.


Este anuncio, menciona que están acusando a todos los procesados por “conspiración para defraudar a los Estados Unidos”. También, tres de ellos tienen cargos especiales por fraude y cinco más serán acusados de “robo de identidad agravado”.

En el documento de 37 páginas que anuncia las vinculaciones, se menciona que los acusados creaban información falsa de ciudadanos y viajaron por los Estados Unidos interfiriendo en los procesos políticos. También, se les acusa de “apoyar la campaña de Donald J. Trump y desacreditar la de Hillary Clinton”, además de comunicarse con la campaña del actual presidente para coordinar actividades políticas.

Además de todo eso, están acusando a los 13 individuos rusos de “defraudar” a la Comisión Federal de Elecciones, el Departamento de Justicia y al Departamento de Estado, al intentar borrar evidencia digital de su interferencia en las elecciones.

Este anuncio, significa pasos positivos en la investigación conocida como Rusiagate y el trabajo del fiscal Robert Mueller, que ha estado siguiéndole los pasos a la presidencia de Trump por sus nexos con Rusia. 

***ACTUALIZACIÓN

No podíamos esperar que el presidente se quedara callado ante esta situación y ya usó su arma favorita para salir a defenderse de estas acusaciones: