Foto: Arquidiócesis de Toluca

De una pasada: Sacerdote bendice Toluca desde helicóptero para ‘protegerlos’ del coronavirus

“Que ni se formen”, dijo la Arquidiócesis de Toluca y terminaron llevándose los reflectores por su peculiar manera de proteger a sus seguidores ante la emergencia internacional por el brote de coronavirus (COVID-19). Resulta que este jueves, 26 de marzo, subieron al arzobispo a un helicóptero para que con un solo movimiento de mano le alcanzara para cubrir todas las localidades de este municipio del Estado de México. Eso es ahorrar tiempo, caray.

O sea, daño no hace… pero igual las imágenes sacaron varias carcajadas porque, además, hicieron una transmisión estelar en su cuenta de Facebook para promocionar el evento. 

sacerdote-vuelo-toluca-helicoptero-bendice-coronavirus-video-covid-estado-mexico-02

Foto: Arquidiócesis de Toluca

El protagonista de esta nota es nada más y nada menos que el arzobispo de la capital mexiquense, Francisco Chavolla, quien sobrevoló todas las localidades que abarca la Arquidiócesis de Toluca repartiendo bendiciones. El vuelo en helicóptero duró más de una hora.

¿Lo mejor? El singular evento tiene más de 146 mil reproducciones en Facebook… para que le calculen el nivel de rockstar. 

Volviendo a la bendición. Ahí les va el recorrido que tomaron para que sepan si les tocó un saludo desde los aires o la Arquidiócesis los dejó olvidados: arrancaron al norte de Toluca, pasaron por Atenco, Lerma y Jilotzingo. Regresaron por TemoayaOtzolotepec pasando por Iztlahuaca. También recorrieron Villa Victoria y los municipios de la zona mazahua.

sacerdote-vuelo-toluca-helicoptero-bendice-coronavirus-video-covid-estado-mexico-03

Foto: Arquidiócesis de Toluca

Antes de regresar a Toluca, el sacerdote en helicóptero pasó por Ocoyoacac, Tianguistenco y Ocuilan.

¿Pero cómo fue o qué onda?

Eso sí… antes de que empiece la preocupación: el arzobispo no aventó agua bendita hacia la población—¿se imaginan que le hubiera estornudado?— y simplemente se aventó el viaje acompañado de una reliquia del papa Juan Pablo II y una imagen de la Virgen de Guadalupe.

La verdad es que todavía no sabemos si esta medida fue para ahorrarse la bendición localizada, para mantener distanciado al sacerdote de Toluca o simplemente como excusa para aventarse un viaje entretenido en épocas de encierro, pero definitivamente se llevaron la nota nacional.

*Con información de La Jornada