Esta noticia ha sido retomada por medios nacionales, debido a que su protagonista renunció al cargo tras los hechos. ¿De qué hablamos? El sábado pasado, medios de comunicación locales reportaron que Santiago Irusteta Gallego, analista en el Instituto de Investigación Legislativa y sobrino —¿lejano?— del exmandatario Felipe Calderón, fue detenido en un operativo del alcoholímetro en Guanajuato.

De acuerdo con los reportes locales, Santiago Irusteta conducía presuntamente en estado de ebriedad. Sin embargo, este no fue el único detalle que llamó la atención de los medios, pues se supone que Irusteta Gallego iba abordo de un auto asignado por el Legislativo a Eduardo Rostro Hernández, director del Instituto de Investigación —quien además acompañaba al sobrino de Calderón en el momento de la detención.

Foto: especial-Reforma.

Es decir, los muchachos utilizaron un vehículo que había sido asignado para tareas del Legislativo —las parrandas se quedaban fuera, se supone. Al menos, esto fue lo que hicieron notar algunos usuarios en redes sociales y por lo que es probable que Irusteta dio de baja su cuenta en Twitter.

Las sanciones

Por su parte, el secretario General del Congreso de Guanajuato, Ricardo Narváez Martínez, confirmó que se presentó un acta administrativa al joven Santiago Irusteta —algo así como una sanción. Sin embargo, esta acción no hizo falta pues Irusteta renunció al cargo.

Aunque el sobrino de Calderón prefirió ser consecuente, la Contraloría Interna investigará al exanalista del Instituto de Investigación para también aplicar las sanciones contra Eduardo Rostro Hernández, director de este Instituto, por el uso indebido de un vehículo oficial.

Y ya que estamos en la noticia, este no ha sido el único reporte de “descontrol” en el Poder Legislativo de Guanajuato. Además de la historia del hijo de la exregidora de Celaya, Dulce María Gallego —prima de Calderón—; el auxiliar de la Dirección de Servicios Generales del Congreso local, Eduardo Esaú Landeros, renunció al cargo… después de ser detenido en el alcoholímetro y ¡conduciendo un vehículo oficial!. Es decir, el mismo caso que el del pariente lejano de Felipe Calderón.

Por lo pronto, el Congreso de Guanajuato —región donde los habitantes no la están pasando bien por los reportes de extorsiones— prometió reforzar las medidas para controlar el uso de sus vehículos.

**Con información de Reforma.

**Foto de portada: especial.