Captura de pantalla

Más de mil reos se fugan de cárceles de São Paulo para evitar restricciones por coronavirus

Medios locales señalan que ya se consiguió la captura de más de 500 reos que ayer lunes lograron fugarse de diversas cárceles de São Paulo. Sin embargo, todavía les falta agarrar a más del doble.

De acuerdo con periódicos de Brasil, los reos que consiguieron huir estaban confinados en prisiones del interior y litoral de São Paulo. Todos bajo el régimen “semiabierto”, la mayoría de ellos del Centro de Progresión Penitenciaria de Mongaguá, ubicado a 99 kilómetros de la ciudad paulista.

 

Según indica O Tempo, centenas de presidiarios también consiguieron fugarse de las prisiones de Tremembé, Porto Feliz, así como del ala semiabierta de la penitenciaria de Mirandópolis. En todos los centros se habrían registrado motines

¿Y cómo le hicieron para ponerse de acuerdo? Es todo un misterio que habrán de explicar las autoridades de Brasil, especialmente las de São Paulo.

Fue por coronavirus

Y no precisamente para evitar el contacto con algún reo infectado. De acuerdo con El Clarín, los motines en las prisiones de São Paulo fueron registrados después de que se dieron a conocer las restricciones de visitas y salidas temporales, como parte de las acciones para evitar la propagación del coronavirus.

Luego de registrarse la fuga masiva, la Policía Militar de São Paulo entró en acción y consiguió la detención de por lo menos 500 reos que se oponían a que, pese estar confinados al régimen semiabierto, deberían reprogramar sus salidas ya autorizadas por los jueces corregidores de sus respectivos presidios… sobre todo porque éstas corresponderían al periodo vacacional de las Pascuas.

Captura de pantalla

“Al regresar a la cárcel, [los presos] habrían elevado el potencial para instalar y propagar el coronavirus en una población vulnerable, generando riesgos a la salud de servidores y custodiados”, justificó la Secretaría de Administración Penitenciaria.

En el sistema semiabierto de Brasil, los presos tienen la posibilidad de salir y trabajar o estudiar durante el día, para después regresar a su encierro por las noches. Además, por ley, tienen derecho a cinco salidas temporales por año… las cuales se les habrían puesto en duda por las restricciones impuestas con la llegada del coronavirus.

Las autoridades de las cárceles de São Paulo decidieron implementar las restricciones debido a que se prevé ( o mejor dicho “preveía”) la salida de por lo menos 34 mil presos del régimen semiabierto durante el próximo periodo vacacional.