¡Mucho ojo que se trata de una situación muy alarmante! De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante los primeros tres meses de 2019 (si lo comparamos con el año anterior) los casos de sarampión registrados a nivel mundial han aumentado en un 300%.

Para ser exactos, en los primeros meses de este año se registraron 112 mil muertes por esta enfermedad, mientras que en 2018 fueron 28 mil.

Es importante mencionar que el sarampión es una de las enfermedades más contagiosas del mundo y en 2017, causó la muerte de 110 mil personas.

Resulta que en todo el mundo hay países con brotes de sarampión “activos” actualmente. Tal es el caso de la República Democrática del Congo, Etiopía, Georgia, Kasajstán, Kirguistán, Madagascar, Myanmar, Filipinas, Sudán, Tailandia y Ucrania.

¿Cómo se previene esta enfermedad?

Las vacunas que actualmente se aplican pueden prevenir casi por completo el brote, sin embargo, durante los últimos años la cobertura global de la primera dosis de la vacuna se ha quedado estancada en el 85%, esto cuando es necesario que para prevenir brotes se tendría que llegar al 95%.

Ya ni hablamos de la segunda dosis, la cual apenas llega al 67%.

Para poder dimensionar qué tan grave es el problema en ciertas regiones del mundo es importante echarle ojo a estos números:

En la región africana, la OMS detectó un aumento de los casos de sarampión en un 700%, en la región de América un 60%, en Europa un 300%, un 100% en el mediterráneo oriental y un 40% en el sudeste de Asia y el Pacífico occidental.

¿Qué tan grave es? 

Estamos hablando de una de las enfermedades más contagiosas del mundo que ataca principalmente a los niños. Resulta que una persona con sarampión tiene la capacidad de infectar a 9 de cada 10 personas a su alrededor, si éstas no están vacunadas.

Los síntomas iniciales pueden aparecer entre los 8 y 12 días después de la infección y se presenta fiebre alta, rinorrea, inyección conjuntival y pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla.

Entre las complicaciones más graves que se presentan está la ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía.

En estos datos tan alarmantes radica la importancia de aplicar las vacunas contra el sarampión a los niños en tiempo y forma.