Aunque el agresor de María Elena Ríos todavía anda en libertad, las autoridades aplican la de “mi misión aquí ha terminado” y, así sin más, decidieron retirar las medidas de protección con las que contaba la saxofonista.

Por medio de su cuenta Twitter, Elena Ríos dio a conocer que ayer, 6 de abril, fue notificada que, según las autoridades, las medidas cautelares que ahora necesita son menores. Es decir, ya no contará con la protección de un escolta que la acompañaba durante sus traslados a la Ciudad de México.

Muere en la cárcel uno de los hombres que atacaron con ácido a la saxofonista María Elena Ríos
Foto: Cuartoscuro

De acuerdo con Elena Ríos apenas el pasado 29 de marzo se había reunido con la junta de gobierno y, aunque trataron de convencerla de que ya no es necesario que cuente con seguridad (que porque ya no corre peligro), nunca se acordó reducir sus medidas de protección. Por esto, la saxofonista califica la decisión como “arbitraria”.

“¿Alejandro Encinas, tiene que ver con la amistad de Enrique Irazoque con Arturo Peimbert?”, cuestiona Elena Ríos en uno de los varios mensajes que ha publicado en redes sociales, dirigiéndose directamente con el subsecretario de Gobernación en materia de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

El Enrique Irazoque que refiere la joven saxofonista es titular de la Unidad para la Defensa de los Derechos Humanos-Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de DDHH y Periodistas, quien supuestamente tendría una amistad con Arturo Peimbert, fiscal general de Oaxaca, acusado en varias ocasiones de entorpecer el caso de Elena Ríos.

encinas-foto-conferencia
Foto: Segob

El pasado sábado 19 de marzo, Elena Ríos acompañó a Maldita Vecindad en su presentación en el Vive Latino. Quizás por eso, porque está tratando de retomar su vida, las autoridades creen que ya, así de fácil, ya no hay broncas… sin embargo, se les olvida que está latente una nueva agresión en su contra.  Elena lo ha repetido en diversas ocasiones: su agresor continúa en libertad.

Juan Antonio Vera Hernández, identificado como autor intelectual de la agresión contra Elena, es hijo del exdiputado priista y empresario Juan Antonio Vera Carrizal. ¿Y por qué seguir con la protección a la joven músico? Bueno, su agresor fue capaz de arrojarle ácido, el cual hirió el 90% de su cuerpo, causándoles la pérdida de un ojo y de la movilidad en la mitad del rostro.

“Tengo miedo, porque yo me muevo a la Ciudad de México para pedir, para gestionar justicia, y el quitarme esta medida me inmoviliza por completo”, reclamó Elena, en cita recogida por Animal Político. Subsecretario Encinas, deje de evadirme (…) ¿también me quiere ver muerta como a los compañeros periodistas a los que les falló? Ya sabe mi teléfono, espero su llamada a la brevedad”.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook