Tal vez existen fallas en el entrenamiento y capacitación de la policía CDMX, pero no falta… la creatividad. Esto sucedió en Polanco, después de que se registrara una balacera en las calles Molière y Homero. Ahí, la PGJ (Procuraduría General de Justicia) tuvo que improvisar para resguardar la escena del crimen y usó tres scooters y cinco maceteros de árboles para acordonar el lugar donde una persona perdió la vida tras un ataque.

Tal vez lo recuerden, la balacera se registró el lunes 13 de mayo, cuando un exmilitar se resistió a un asalto, enfrentó a sus agresores pero perdió la vida. Entre la confusión, los policías se dieron a la tarea de acordonar el área con el material que había a la mano y que resultó ser tres monopatines.

“Olvidan” la escena del crimen

¿Y luego? Usuarios de redes sociales han reportado que tras la balacera, elementos de la policía no resguardan la escena del crimen y, lo más increíble, que los monopatines siguen acordonando el área —con la clásica cinta de color amarillo y su leyenda “precaución”.

Scooters-Polanco-escena-del-crimen

Foto: @ingsolcarvajal

Ante este olvido, la PGJ CDMX no ha explicado por qué no se han movido los scooters, quién resguarda el área y la razón por la cual sigue a la vista de los ciudadanos los rastros de sangre de la víctima.

Por cierto, la Procuraduría tampoco ha dado a conocer los avances en la investigación de este homicidio, que se ha manejado como un presunto asalto.

**Foto de portada: especial.