O los mexicanos somos masoquistas o nomás nos dan atole con el dedo a la hora de ejecutarse ejercicios – supuestamente –democráticos… no estamos hablando de la consulta del NAICM, sino de la elección de dirigentes de secciones en el sindicato de Pemex que, por primera vez en su historia, se realizó por medio de voto libre y secreto. Todo planchadito para sacar a Romero Deschamps… ¿y saben qué pasó?

De acuerdo con La Jornada, en un proceso llamado “histórico” (como no, si por primera vez el sufragio fue libre y secreto) los relevos de las mayorías de secciones del Sindicato de Trabajadores de Petroleros de la República Mexicana (STPRM) pintan para beneficiar la permanencia del buen Carlos Romero Deschamps a la cabeza del honorable gremio.

Y claro que hay una fracción encanijada por lo que parece ser una elección “a modo”. Según los disidentes (“increíble”, pero hay quienes no quieren que Romero Deschamps siga al frente del sindicato) en las urnas instaladas en donde trabajan los sindicalizados en Pemex hubo diversas irregularidades: hubo planillas únicas (a favor de quienes prolongarán la vida del añejo líder sindical), boletas sin folios, amenazas para coaccionar el voto, además de que la privacidad del sufragio no fue tal y sólo se permitió participar a sindicalizados en activo, nada de jubilados y trabajadores eventuales… ellos qué.

Aunque la próxima titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y la futura encargada de la secretaría de Energía, Rocío Nahle, presumieron hace unos días que se acordó con Carlos Romero Deschamps que el proceso sindical para el periodo 2019-2021 se haría de la forma más democrática posible (con voto libre y secreto), varios fueron los grupos que nomás no confiaron de la votación. “Es un paso importante. Después de 70 años van a votar a las urnas y espero que los trabajadores tengan fortaleza, certeza y la organización para aprovechar el momento’’, aseguró Nahle.

 

Sin embargo, con anticipación, trabajadores petroleros denunciaron que tal convocatoria estaba amañada… bueno, incluso secciones disidentes – como la 34 – de plano mejor ni participaron en la mentada votación. Eso hubiera legitimado la convocatoria, denunció Octavio Rivas, coordinador del grupo Sección 34 Morenos, quien aseguró que lo que sigue es que los nuevos líderes seccionales refrenden la dirigencia nacional… es decir, dejen a Carlos Romero Deschamps con el hueso.

En diciembre pasado, Romero Deschamps fue reelegido por cuarto periodo consecutivo (así es… hasta 2024) como dirigente del sindicato petrolero. Con nuevos líderes de secciones se veía la posibilidad de evitar el refrendo de la posición… pero como los que quedaron parece que no se opondrán, pues el ganón de las primeras votaciones libres y secretas del STPRM fue el prehistórico líder.