Este martes, la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, viajó a la frontera entre Tijuana y San Diego para supervisar los trabajos que se están llevando a cabo. En ese lugar, defendió las decisiones que han sido tomadas por el presidente Donald Trump y afirmó que ningún migrante va a entrar al país de forma ilegal, de lo contrario, será inmediatamente arrestado.

Refirió que la entrada ilegal de los migrantes para realizar sus solicitudes de asilo es una “decisión peligrosa para el país”, por lo que la actual administración va a “retar” legalmente la decisión del juez que bloqueó la orden del presidente Trump.


La funcionaria estadounidense informó que se espera la llegada de más de 8 mil migrantes, siendo la mayoría hondureños. Ya de paso —y tomando en cuenta que supuestamente el gobierno cuenta con infiltrados pagados— Nielsen afirmó que dentro de la caravana viajan 500 criminales que se están escudando detrás de mujeres y niños para entrar a Estados Unidos.

Entonces, el procedimiento para quienes deseen ingresar a Estados Unidos es que pidan una cita, para que las autoridades correspondientes revisen la situación. Pero, como lo mencionó en repetidas ocasiones, quienes intenten hacerlo de manera ilegal van a perder esa opción de forma inmediata.


Estando en la frontera, la funcionaria Nielsen le dio una revisada al alambre de púas que ha sido colocado en el muro fronterizo para reforzar la seguridad.

Recordemos que este martes, un juez prohibió que el gobierno estadounidense niegue asilo a las personas que crucen de manera ilegal la frontera sur del país. Es decir, que sean ilegales. Aunque esto sólo es de manera temporal, en lo que ambas partes (pro y anti migrantes) ofrecen sus respectivos alegatos.

Leer: Juez tumba decreto de Trump: EU no podrá negar asilo a migrantes ilegales