Ayer por la noche se reportó que, de nueva cuenta, habían sido sometidos custodios del penal de Atlacholoaya, en Morelos. Sin embargo, las autoridades de la entidad ya salieron a desmentir la información. Que según todo está tranquis…

Según versiones que se difundieron en diversos medios, reclusos del penal de Atlacholoaya retuvieron a por lo menos siete custodios. Incluso se habló de intentos de fuga.

La información no era difícil de creer, tomando en cuenta que hace unos días (el pasado 30 de octubre) se reportó una riña en dicho penal, la cual dejó un saldo de seis reos muertos. Además, se dio a conocer que en el motín algunos de los custodios fueron sometidos por los reclusos.

“Ante la información que ha trascendido sobre probables disturbios en el penal de Atlacholoaya, el Presidente de la CDHMor, Israel Hernández Cruz ha girado instrucciones al Visitador Especializado en Asuntos Penitenciarios, para verificar la situación”, informó la Comisión de Derechos Humanos de Morelos.

 

De acuerdo con Reforma, las constantes riñas en el penal de Atlacholoaya son producto de la disputa que al interior de éste sostienen miembros del grupo criminal de “Los Rojos” y del Cártel de Jalisco Nueva Generación. Todo por el control del penal… claro, porque las autoridades qué van a andar controlando.

Dados los reportes, al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Atlacholoaya acudieron tanto el titular de la Comisionado de Seguridad Pública de Morelos, José Antonio Ortíz Guarneros , como el encargado de Derechos Humanos de la entidad, Israel Hernández. Ambos corroboraron que no se violentaron las garantías de los reclusos.

CEreso de Morelos

Foto: @VeroBacaz

Según reportes de la periodista Verónica Bacaz, el secretario de Gobierno, Pablo Ojeda, la situación del penal está en completo orden. “Se constató que ningún personal fue sometido como ocurrió la semana pasada”.

No obstante, las autoridades deberán estar a las vivas, ya que el titular de Derechos Humanos indicó que, si bien la situación en Atlacholoaya está en “aparente calma”, se percibió “tensión por la inconformidad de algunas personas privadas de su libertad”.