El día de ayer durante la toma de protesta del Consejo Municipal contra las Adicciones de Villa de Álvarez, en el estado de Colima, al secretario de Salud y Bienestar Social, Miguel Becerra Hernández, se le soltó la lengua en contra de los diputados y médicos.

Después de ello aparentemente hubo tabla y unas cuantas horas después del discurso, el gobierno de Colima informó que el ahora exfuncionario presentó su renuncia al cargo a partir del 1 de julio.

De acuerdo con un comunicado, Becerra Hernández renunció por motivos personales.


Pues ¿qué dijo?

Resulta que al tomar el micrófono, el exsecretario afirmó que los que más tienen problemas con el consumo de alcohol y las drogas con los diputados y los médicos. Luego intentó arreglarle y dijo (echándose más tierra):

La cagué, los licenciados. Bueno de todas maneras. Un alto porcentaje de médicos fuman, es una adicción, se ponen sus guarapetas y uno que otro a veces le entra a las drogas. Los abogados no hay uno que no le entre cuando tienen sus reuniones”, afirmó.

Ojalá le hubiera parado ahí. Agregó que todas mujeres son hermosas “pero si se sienten que están gordas, cometen la pendejada de tomar drogas para bajar de peso“.

El gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, agradeció al funcionaro el trabajo que realizó al frente de la dependencia durante un año y tres meses y destacó su “honestidad y lealtad” para con el gobierno estatal.