Si creyeron que eso ampliar el tiempo para que funcionarios – una vez terminado su cargo – se fueran a la iniciativa privada, fue nomás una ocurrencia de AMLO… pues no. Bueno, quién sabe si se le ocurrió nomás, al calor del champurrado mañanero… pero de que posiblemente se haga realidad, eso sí.

Los senadores de Morena presentaron formalmente la iniciativa para ampliar de 1 a 10 el número de años que los funcionarios habrán de esperar para poder irse a la iniciativa privada, una vez concluido su cargo. De acuerdo con Reforma, el proyecto prevé que esta idea amloniana pegué con más rigor a los burócratas que laboran en áreas estratégicas, como energía y telecomunicaciones.

Los ex servidores públicos que no poseen información estratégica y que, por ende, no puedan beneficiarse de manera ilegal, no tendrán problema. Aquellos ex servidores públicos que sí posean información, por el contrario, podrán contratarse sin ningún problema en el sector privado, siempre que sea en empresas que no formen parte del mismo sector estratégico“, explicó el senador Salvador Jara (de Morena, of course).

Según el buen Chava Jara, la excepción se aplicaría dado que los funcionarios que poseen información estratégica pueden usarla para beneficiarse o beneficiar a terceros (cof, como ha ocurrido ya, cof)… así que pa’ cebarles la transa, los mandarán a la congeladora por toda una década.

La semana pasada, el legendario Manuel Bartlett presentó una lista de exfuncionarios que aplicaron el llamado “chapulineo fifí”: tras concluir su cargo, brincaron a empresas privadas… muchas de ellas relacionadas con el área en que los susodichos se desempeñaron. Por ejemplo, el expresidente Felipe Calderón, quien fue secretario de Energía en tiempos de Vicente Fox y después –así muy casual– agarró chamba  de consejero de la firma especializada en energía, Avangrid.

Foto: Especial

Los chapulines VIP no fueron cualquier cosa. Según acusó el titular de la Comisión Federal de Electricidad, los exfuncionarios habrían sido parte de un esquema que dañó el sector energético del país… de ahí la condición pa’l perro en que se encuentra la CFE y Pemex.

Ni en Estados Unidos, donde hay la costumbre de mayor interacción entre el sector público y el sector privado, se dan casos como los que sucedieron en el periodo neoliberal. Es alarmante el número de secretarios de energía que se fueron de consejeros a trabajar a la Iniciativa Privada. Así está Pemex y así están otras dependencias”, lamentó López Obrador.