Hace algunos días y derivado de la ola de agresiones e intentos de secuestro en contra de mujeres, surgió la campaña #MeEstánLlevando. El objetivo, de acuerdo con el comunicado, es que al momento en que una mujer se sienta agredida grite ¡Me están llevando! para que los demás reconozcan la situación y puedan intervenir.

Sin embargo, esta iniciativa no fue firmada por ninguna organización o empresa. Comenzaron a verse espectaculares y anuncios por las calles de la Ciudad de México, mismos que usuarios de redes sociales atribuyeron al gobierno capitalino.


Este martes, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, aclaró no es una campaña gubernamental y que su equipo va a buscar el contacto con las empresas que forman parte de la campaña para que “dejen de proceder” considerando que se trata de una campaña en su contra.

Explicó que “seguramente es parte de algunos adversarios que no les gusta que la ciudadanía nos esté apoyando”.

Pero ¿será de verdad una campaña a gran escala para afectar la administración de Sheinbaum en la Ciudad de México o es una campaña como muchas otras que han surgido como una alternativa para frenar los ataques en contra de las mujeres en la calle y transporte público?