Y la pregunta es ¿a dónde se va el dinero? Aunque llevan más de 15 años sin pertenecer al sindicato ferrocarrilero, cerca de 32 mil trabajadores llevan todo este tiempo otorgando su respectiva cuota: cerca de 80 pesitos que mensualmente y sin falta les descuentan de su jubilación.

Según Enrique Oropeza, integrante de la Federación de Ferrocarrileros Jubilados y responsable de los amparos que buscan dejar de llenar las arcas de la agrupación dirigida por el honorable Víctor Flores, lo que buscan es dejar de pagar el moche que les hacen, ya que, si desde 2001 los miles de jubilados fueron dados de baja del sindicato, pues entonces la cuota ya no tiene razón de ser…

Además de lo anterior, Oropeza señaló que se buscará que el sindicato regrese el dinero acumulado en todos estos años… cosa de nada:  “Durante 15 años, unos 3.5 millones de pesos entraron a las arcas del sindicato. Así nada más, sin hacer nada, más de 2 millones por las cuotas y un millón y medio por gestoría y enlace para los jubilados, pero que, al estar dados de baja del gremio, no nos llegaba ese dinero”. ¿Regresar el dinero?, ¿Pues de dónde creen que se pagaron los lujitos (bueno, lujotes) que se da el líder del gremio?… Bueno, quizás la chava anda con él porque se sabe buenos chistes.

ferrocarrileros victor flores

Tan solo en enero pasado, 450 jubilados fueron amparados contra la retención del 1% de su pensión… esto no es nuevo, sino que data de 1997, cuando se creó el fideicomiso Ferronales Jub-5012-6, el cual serviría para que más de 56 mil jubilados gozarán de una pensión. Sin embargo, aunque se dijo que se daría a conocer el nombre de tanto beneficiario, a la mera hora el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), como liquidador del fideicomiso, no exhibió los nombres. Hasta el momento hay cerca de 3 mil jubilados amparados…

Por si lo anterior no fuera suficiente, Oropeza señala algunas “irregularidades” con otro fideicomiso… el que supuestamente fue creado para el pago de seguros de vida, pero que se quedó sin fondos, razón por la que el Gobierno Federal tuvo que entrar al quite con nada más 136 millones de pesos. “Por todos lados se nos ha engañado”.

Pero ver al líder así de contento lo vale, ¿no?

*Vía Reforma