Este martes, en su segundo día declarando en el juicio en contra de Joaquín “el Chapo” Guzmán, el distribuidor de droga Tirso Martínez Sánchez “el Futbolista” soltó tremendo trancazo en sus declaraciones: el narcotraficante hizo inversiones millonarias en equipos de futbol mexicano.

Martínez Sánchez declaró que en sus épocas de oro adquirió equipos de futbol profesional de las ciudades de Mérida, La Piedad, Irapuato, Celaya y hasta en Querétaro, mismos que pagó con dinero que obtuvo del tráfico de drogas.

Por ejemplo, el equipo de Venados de Yucatán lo compró por entre 600 y 700 mil dólares, así como el de Reboceros de La Piedad por aproximadamente 2.2 millones de dólares.

Es importante mencionar que durante su periodo de trabajo como narcotraficante y distribuidor de droga, el Futbolista logró hacerse de entre 40 y 50 millones de dólares brutos solamente entre 2000 y 2003.

Después de comprar el equipo de La Piedad, lo vendió en 10 millones de dólares hasta 2004, transacción por la que se embolsó cuatro millones de dólares netos.

Sin embargo, explicó ante el jurado que cuando la Federación Mexicana de Futbol sospechó en 2006 que el dinero de Martínez Sánchez provenía del tráfico de drogas, le propuso comprar todos sus activos en el deporte por 10 millones de dólares.

Y no era su única pasión ☝🏻

Declaró que era aficionado además de las peleas de gallos, en las cuáles llegó a apostar 100 mil dólares por pelea. Pa’ no hacer el cuento largo, Martínez Sánchez perdió entre dos y tres millones de dólares en apuestas de gallos, caballos, propiedades, autos, casas, fiestas y mujeres.

De igual forma, su gran fortuna le permitió comprar un restaurante en Tijuana, cuatro negocios de venta de ropa, una avioneta, caballos, autos e incluso una concesionaria de automóviles en Los Ángeles.

Leer: El Cártel de Sinaloa y el de Ciudad Juárez se fusionaron tras la muerte de Amado Carrillo