Noticias

#EpicFail Su yate nuevo estalló… ¡15 minutos después de haberlo comprado!

Típico que eres un hombre de negocios y después de trabajar toda tu vida decides darte ‘un pequeño gusto’; te compras un yate valuado en unos 418,000 dólares; el día que lo recoges te pones a dar unas vueltas en él y a los pocos minutos de haberlo estrenado… explota.

Típico que eres un hombre de negocios y después de trabajar toda tu vida decides darte ‘un pequeño gusto’; te compras un yate valuado en unos 418,000 dólares; el día que lo recoges te pones a dar unas vueltas en él y a los pocos minutos de haberlo estrenado… explota.

La vida es un continuo subi-baja de la fortuna. A veces la suerte nos sonríe, sin explicación nos abandona y vuelve de nuevo. Así le pasó a Paul Ward quien en menos de 20 minutos estrenó yate, fue feliz, estalló con todo y embarcación, y salvó su vida.

Pero eso nunca lo imaginó el empresario de 61 años cuando decidió adquirir un elegante yate Meridian 341, equipado con todas las comodidades. Aquí puedes apreciar el ‘humilde barquito’ en el que este señor gastó sus ahorros:


El buen Ward ya se imaginaba en su yate, rodeado de ‘muchachas llenas de bolas y con deseos carnales incontenibles’. Por eso, el día que fue a recoger su yate en el puerto de Hampshire, parecía niño chiquito.

Apenas lo recibió, Paul Ward y un acompañante dieron unas cuantas vueltas en el yate y de la nada explotó. Por fortuna los dos tripulantes alcanzaron a saltar de la embarcación con un bote salvavidas, donde esperaron a ser rescatados mientras veían como la embarcación se hundía en llamas. Después fueron trasladados al Southampton General Hospital, donde fueron reportados con quemaduras graves.

Chequen cómo se veía el yate en llamas:

Y un video:

Según comentó Ward, minutos antes del incidente, el motor del yate hacía un sonido raro cuando aceleraban la velocidad de la embarcación. También recordó haber saltado al bote salvavidas con parte de su ropa incendiándose.

Ahora el desilusionado sobreviviente, y ex-propietario del defectuoso yate, pide a la compañía MGM Marine Ltd, una indemnización de 465,000 dólares que cubra el costo de la embarcación, más los daños causados y gastos extras generados por el accidente (como daños y perjuicios por lesiones, y daño psiquiátrico).

Testigos y autoridades del área, no dejan de calificar como un milagro el que ninguno de los tripulantes del yate perecieran durante el percance.

¡Les hubiera convenido más comprar una trajinera de Xochimilco o una lancha de fondo de cristal estilo Caleta & Caletilla!

Al final decidan… ¿fue buena o mala suerte?

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)