Este jueves, 10 de octubre, es el Día Mundial de la Salud Mental y qué mejor oportunidad que enfocarnos uno de los problemas más graves de salud pública que en México nos podemos encontrar: los suicidios.

De acuerdo con los datos del INEGI, la situación nacional no tiene números escandalosos. En 2016 ocurrieron 6 mil 291 suicidios, lo que representa una tasa de 5.1 suicidios por cada 100 mil habitantes. Estamos a años luz de distancia de países como Guyana (30.2), Rusia (26.5), Lituania (25.7), Corea del Sur (20.2) o nuestro vecino, Estados Unidos, que tiene una tasa de 13.7 suicidios por cada 100 mil habitantes.

Foto: Shutterstock

Estadísticamente no suena significativo… pero igual estamos hablando de más de 6 mil personas en México que se quitan la vida cada año porque no encontraron el tratamiento adecuado.

Como hablar de suicidios no son enchiladas, nos acercamos a los que de verdad saben para que nos contaran sobre el estigma social que acarrea este evento, las redes de apoyo necesarias en la familia y —mucho, mucho más importante— los mecanismos más efectivos de prevención. Así terminamos platicando un rato con el Dr. César Augusto Celada Borja, médico psiquiatra y residente de la alta especialidad en Trastornos Esquizofrénicos, en el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. 

“Así como los factores sociales, psicológicos, culturales y de otro tipo pueden interactuar para llevar a una persona a un comportamiento suicida,  el estigma asociado con los trastornos mentales sigue siendo un detonante para que las personas no pidan ayuda o no se sientan cómodos en externar lo que está pasando con ellos”, señala.

El médico psiquiatra nos explica que la mejor manera de prevención es la detección oportuna de los riesgos.

¿Uno de los riesgos más frecuentes? Los trastornos mentales como la depresión, ansiedad, el trastorno bipolar y la esquizofrenia. “La depresión es la que vamos a escuchar más, pero la ansiedad también es un factor importante”, señala el Dr. Celada Borja. “Si alguien cambia su conducta, los ves llorando frecuentemente, en aislamiento, comienza a regalar sus cosas o se despide, es necesario abordarlos y tratarlos de manera directa“. 

No existe evidencia alguna de que si mencionas algo sobre la posibilidad del suicidio, lo termines induciendo en la persona que te importa. Preguntarlo no es impulsar a realizarlo.

depresion-salud-mental-imagen-suicidios

¿Y una vez que se tocó el tema? Lo más recomendable es encontrar ayuda profesional. “Tenemos que escucharlos y ofrecer caminos para encontrar apoyo, como instituciones, especialistas y sitios  de atención”, apunta el Dr. Celada Borja. 

Ya ahí, después de un diagnóstico, los especialistas podrán ofrecer el tratamiento adecuado para la situación y el apoyo empático necesario en un momento de crisis.

El doctor menciona algunos de los lugares que pueden ser de utilidad. Por ejemplo, está el Consejo Psicológico e Intervención en Crisis por Teléfono (SAPTEL) que brinda servicio gratuito las 24 horas y su número es 5259-8121. También existe la línea de Apoyo Psicológico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) en el 5804-6444. Otra alternativa es el Hospital de las Emociones en el número 5795-2054.

También están los servicios de urgencias del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz donde trabaja el Dr. César Augusto Celada Borja.

“La familia es un factor muy importante y en la sociedad se ve mal buscar apoyo… la población general tiene que estar sensibilizada de que existen y de que hay tratamientos que sí sirven para prevenir los suicidios”, concluye el médico especialista.