73683481PB092_LA_Premiere_O

La famosa casa productora Weinstein Company, de Harvey y Bob Weinstein, atraviesa problemas financieros que esperan resolver con la llegada a las pantallas de Inglourious Basterds, de Quentin Tarantino.

Este par se ha caracterizado por respaldar las mejores producciones independientes. Ahora, la dupla confía en el genio de Tarantino, quien los salvó de la ruina con ‘Pulp Fiction’, cuando dirigían Miramax.

A pesar de los rumores que circularon sobre la venta de una de las propiedades de los hermanos para solventar los gastos de promoción de Inglourious Basterds, ambos han negado la situación precaria de su empresa. Sin embargo, se sabe que han postergado dos lanzamientos cinematográficos por falta de dinero: ‘All Good Things’, con Ryan Gosling, y ‘Shanghai’, con John Cusack.