Taxistas del Estado de México y CDMX le cayeron al Zócalo capitalino la mañana de este miércoles 20 de febrero para protestar por la competencia desigual en el servicio —es decir, su protesta va en contra de Uber, Cabify o Didi. ¿La razón? Es bastante similar a la que expresaron durante el comienzo de la operación de Uber: la falta de regulación y el hecho de que estos servicios reducen a los usuarios del taxi.

Además, vale mencionar que esta semana llegó BEAT —un servicio similar a Uber y que forma parte de Daimler, la compañía que es dueña de Mercedes Benz y opera en Grecia, Perú, Chile y Colombia—. Así que las demandas van desde el cobro de los permisos de servicio sea “parejo”— que sea tanto para las empresas trasnacionales como a los taxistas—, que parte del impuesto del 1.5% que se cobra en cada viaje se destine al fondo de movilidad, renovar las unidades de los taxistas y, finalmente, que aumente la tarifa del cobro de los taxis, ya que después de varios gasolinazos, este transporte no ha tenido aumentos.

La protesta

Y, ¿luego? Esta mañana los conductores salieron del Metro Chabacano con dirección al corazón del Centro CDMX para visibilizar su molestia y pedir tanto a Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalino, y AMLO una mesa de diálogo para solucionar el problema —algunos de los taxistas han exigido la desaparición del servicio mediante aplicaciones—.

En fin, ante medios de comunicación, transeúntes y curiosos la consigna de los manifestantes es no moverse de la pancha del Zócalo, ni dejar de bloquear la vialidad en este punto hasta que la jefa de Gobierno los reciba. Por lo pronto, usuarios de redes sociales han reportado afectaciones al tránsito, por lo que se recomienda evitar la zona, ya que hay afectaciones en 20 de Noviembre, Pino Suárez, Izazaga, Fray Servando y 5 de mayo.

**Información en desarrollo.

**Foto de portada: @BuzosdlaNoticia