Parece que Warner Brothers quiere ganar de verdad un gran lugar en el mercado de los videojuegos. Desde hace años nos han entregado excelentes juegos como Condemned y Batman: Arkham Asylum, por mencionar unos. Y este año, su nueva entrega, la secuela de The Witcher (2008), titulada The Withcer 2: Assassins of Kings, no nos deja con las ganas.

Esta vez CD Projekt y Warner Brothers retoman la historia de Geralt de Rivia, un brujo al servicio de Foltest, rey de Temeria. Pero el héroe es acusado de asesino de reyes cuando un hombre mata a Foltest y logra escapar. El jugador tiene el control del protagonista, Geralt, quien, según sus decisiones, podrán limpiar su nombre y vengar a su amado, u odiado, rey. Pero la misión principal gira en torno a la búsqueda del asesino del rey.

No hay nada en este juego que sea mejor que lo otro. Desde el combate (aunque si tiene detalles incómodos) o las gráficas hasta la historia que tiene en sus manos el jugador. Lo único que de verdad causa problema es el balance de precios, pues al vender un arma u objeto, los vendedores te dan dos moneditas; pero al comprar te lo venden en dos mil monedas. Así uno no puede gastar como se debe.

Pero lo bueno se ve más en este juego, eso es, primero que nada, el combate. Si jugaron Batman: Arkham Asylum o la más reciente, Arkham City, se familiarizarán al poco tiempo con lo que CD Projekt tiene para ofrecer. Se trata de un modo meleé, principalmente, en tercera persona. El jugador tiene la habilidad de convocar distintos poderes y armas secundarias: lanzar fuego, tender trampas físicas o de electricidad, o hasta aventar bombas. Pero su primera defensa ante los enemigos es una variedad de armas, como las espadas, lanzas o porras; cada una con sus cualidades, ya sea daño o velocidad: cada compensa lo que le falte con otras cualidades.

Siguiendo con el combate. Quizá en el inicio se tarden en agarrar la onda a los controles. Se siente un limitado, pero los programadores se encargaron de hacer este juego lo más real que se pudo, según las impresiones que tuvimos en el combate. Al chocar espadas, los enemigos te rebotan dejándote totalmente inútil, pero también sucede lo mismo si te pegan, así que van a ir teniendo que desarrollar grandes habilidades de destreza y combate para poder moverse y defenderse como se debe. Lo último que uno quiere en un juego es atorarse contra un grupo de enemigos. Pero sí existe un ligero desequilibrio entre los enemigos y Geralt, pues nunca dejan de ser más enemigos que el protagonista y acompañantes, y los contrincantes sí son más fuertes o del mismo poder en la mayoría de los casos.

Fuera del pequeño esfuerzo que tiene uno que hacer para aprender a pelear, el combate es fluido y bastante divertido; bien manejado, Geralt parecerá un mono brincando de lado a lado mientras suelta poderosos golpes con su espada.

El otro aspecto que hace a este juego uno grande es la historia. No tuvimos la fortuna de apreciar el primer juego, pero las historias donde el jugador va esculpiendo el desenlace es algo relativamente reciente. Este es uno de esos juegos. En todas las misiones, Geralt tiene diferentes opciones de como quiere terminar las cosas: si quieren pueden hacer que un insurgente deje las armas o matarlo junto con el resto de sus hombres, pueden dejar que quemen o cuelguen a un inocente ciudadano, y hasta son capaces traicionar a sus compañeros. El control queda en sus manos.

Algo que pasa desapercibido, por el simple morbo o por lo incendiario que puede ser, es la sexualidad que se ve en este juego. Heavy Rain, Grand Theft Auto o Mass Effect se quedan cortos comparado con lo que CD Projekt nos muestra. La censura, para esta desarrolladora, no significa nada. Si les alarmó ver bailarinas en el GTA, sexo entre aliens en ME o una mujer bañándose en Heavy Rain, se van a llevar una gran sorpresa con este juego desde los primeros momentos.

Con todo lo controversial de este título, no deja de ser una gran obra que todos los amantes de los épicos combates con espada, dragones y magia deberían de dejar pasar. Les dejamos a continuación el trailer para que chequen como se ve el más reciente título de CD Projekt, The Witcher 2: Assassins of Kings.