Los futbolistas parecen tener el control pleno de todo su cuerpo. Corren, pasan el balón, driblan a lo rivales y demás peripecias con tal de crear o parar una jugada y en su defecto marcar un gol.

Thomas Vermaelen tiene la consigna de defender a toda costa al Barcelona

, y si bien en este momento se encuentra lesionado, muchas de las esperanzas del club están posadas sobre sus pies.

El fin de semana el central llegó al Camp Nou para el partido contra Athletic en medio de muchas dificultades, parece que no conocía el entorno y tuvo una gran cantidad de problemas ¿para estacionarse?

Podríamos pensar que ese control corporal solo lo tiene en la cancha, ya que al volante resultó no ser el graaaan piloto. En medio de la gente y de un sistema de seguridad el belga sufrió de más al entrar por un pequeño pasillo, chequen: