Un doloroso, fuerte e indignante video circula en las redes sociales. En las imágenes se puede ver cómo un tiburón blanco muere atorado en una jaula de turistas. Las aguas se llenan de agonía y sangre mientras el escualo intenta zafarse durante 25 minutos… y nadie hace nada. Las razones todavía están en el aire, pero los especialistas apuntan a la negligencia de las compañías que lucran con la biodiversidad de las aguas mexicanas.

El video fue grabado en la Reserva de la Biosfera Isla Guadalupe, en Baja California, y fue compartido por el activista Arturo Islas Allende en su página de Facebook.

tiburon-blanco-muere-atorado-jaula-turistas-mexico-video-activistas-02

Foto: Arturo Islas Allende// Captura de pantalla

“Lo que te voy a compartir es fuerte. Si eres sensible a las imágenes adelanta el video para que escuches la explicación”, señala la publicación original que ha conseguido más de 4 millones de reproducciones en menos de 15 horas. “Este tiburón falleció, murió. Se fue al fondo del mar”.

Islas Allende acusa directamente al empresario turístico de origen canadiense, Mike Lever, dueño de dos embarcaciones en la zona de ser el responsable directo de la muerte de este tiburón blanco.

El reclamo es sencillo pero poderoso y directo.

tiburon-blanco-muere-atorado-jaula-turistas-mexico-video-activistas

Foto: Arturo Islas Allende // Captura de pantalla

Este sujeto (que “vino a aguas mexicanas a hacerse millonario con esta actividad”, según el activista) se rehusó a cambiar sus jaulas para turistas a pesar de que las normas mexicanas se lo requieren. Desde hace varios años y tras un incidente, las reglas dicen que las jaulas tienen que tener espacios pequeños para que ningún tiburón pueda entrar y todos, tanto turistas como escualos, se mantengan a salvo. Sin embargo, el empresario ha hecho caso omiso. 

Acusan que durante dos años siguió usando las mismas peligrosas jaulas que, ahora, causaron la muerte de este tiburón blanco en la Biosfera Isla de Guadalupe en Baja California.

En el video, que dura unos cuantos minutos, el reclamo le toca a todas los involucrados: tanto al empresario por su presunta negligencia y a las autoridades de la zona, que sabían de lo sucedido, para que actúen en estos dolorosos daños a la vida silvestre de las aguas mexicanas.

¿Quieren agregarle al coraje? De acuerdo con las normas mexicanas (específicamente la norma 059 de la Semarnat), el tiburón blanco es una especie amenazada.