Y entonces, la cuenta de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa interrumpió el discurso de la toma de protesta de AMLO. “¡40, 41, 42, 43!, ¡Justicia!” se escuchó en San Lázaro ante la presencia del expresidente EPN y después de que López Obrador dijo que su gobierno no se ocupará de abrir investigaciones contra los exfuncionarios de gobierno.

En su discurso, ya sabes quién ocupó un tiempo para explicar de qué se trata su plan de seguridad y justicia:

Si me piden que explique en una frase el objetivo del nuevo Gobierno, es: “acabar con la corrupción y la impunidad… no nos vamos a dedicar a perseguir a nadie, porque no queremos circo”.

Según López Obrador, el plan se basa en no caer en la simulación y regresó a las viejas declaraciones sobre no investigar a “chivos expiatorios” porque según sólo son una parte de casos de corrupción fomentados desde los más altos niveles del gobierno. Pero los aplausos cesaron y se escuchó…

La cuenta de los 43 estudiantes de Ayotzinapa

No todos estuvieron de acuerdo con esta propuesta, senadores, senadoras, diputados y diputadas hicieron eco a la cuenta de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa y frente a EPN —quien tuvo que lidiar con este caso sin ofrecer una resolución en las investigaciones que fuera aprobada por organizaciones civiles y grupos de investigación independientes— recordaron que este caso continúa pendiente.

Sin embargo, Obrador respondió que justo hoy se abrirá la Comisión de Justicia para el caso de Ayotzinapa y continuar con las investigaciones sin la incidencia del gobierno Federal.

Se escucharon los aplausos peeeeeero, Obrador regresó al discurso original: habrá perdón pero no olvido contra los exfuncionarios vinculados a casos de corrupción:

“En consecuencia propongo al pueblo de México que pongamos un punto final a esta horrible historia y que mejor empecemos de nuevo. Que no haya persecuciones, y que las autoridades se desahoguen en absoluta libertad los asuntos pendientes”.