No será “gasolinazo”, pero los mexicanos no nos quedaremos sin iniciar el año con un fregadazo al bolsillo. Y parece que será uno que duele: el sustento de los tacos, la base de toda buena enchilada, aquello que aunque sea con salecita sirve para engañar al hambre. Así es, muy posiblemente el 2018 será el año del “tortillazo”.

De acuerdo con especialistas en la infaltable en las comidas mexicanas (o sea, los de la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillas, la Unimtac), el precio del kilo de tortilla podría presentar un aumento de 1.50 a 3 pesos, dependiendo de la zona del país. Para justificar el manchado incremento, se pone por delante el alza que han tenido servicios e insumos necesarios para la producción de la sábana en la que descansa la barbacoa que semana tras semana cura la “cruz” de millones de borrachines. Con los números que se manejan, en algunas regiones el kilogramo del producto llegaría hasta los 17 pesos, pronostica el presidente de la Unimtac, Lorenzo Mejía.

Entrevistado por La Jornada, Mejía señaló que las modificaciones en las tarifas de energéticos (como luz y gas) han pegado al comercio y a la industria (yeah, los frutos de las reformas estructurales), por lo que se necesita ajustar el precio de la tortilla para evitar que propietarios de molinos y tortillerías se vuelvan a descapitalizar (o descapitalizar más de lo que están). Por otra parte, señaló que en algunas partes del interior de la República ya se han comenzado a aplicar aumentos desde Navidad… muchos de los consumidores afectados podrían haber pensado que los comerciantes aprovecharon la época para sacar más ganancias, sin embargo, Mejía señala que -ya que algunos productores compran maíz importado-  el alza se debió más a las recientes pérdidas del peso frente al dólar.

Aunque algunos tortilleros resistieron la época decembrina, eso no será posible en los próximos días. Nomás es cuestión de ver de a cómo les llega el recibo de la luz y el gas, para que decidan de a cómo será el incremento. Parece que el aumento es inminente y -según reporta El Universal– dependerá también del salario mínimo: en las zonas en las que es más bajo, el incremento al kilo de tortillas será “sólo” de algo así como 1.50 pesos. Sin embargo, en las regiones en las que el salario mínimo es mayor, el aumento será de hasta 3 pesos.