A Germán Larrea le urge irse a hacer una buena limpia, porque nuevamente su empresa es protagonista de otro accidente. Esta vez, uno de sus trenes descarriló con 240 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico… el mismo material que da el colorido tono naranja a las aguas del río Bacanuchi.

El accidente tuvo lugar en Sonora –otra vez-, a escasos metros del río Santa Cruz; por suerte –dicen las autoridades- no hubo ningún derrame y ahora sólo resta delicadamente remolcar los vagones y retirar todo el desorden que no alcanzó a dañar más a los habitantes del estado.

“Los contenedores volcados quedaron a 10 metros del río Santa Cruz, afortunadamente no hubo derrames”, señaló Carlos Arias, titular de la Unidad de Protección Civil del estado… el mismo que cuando informó sobre el derrame de químicos sobre el río Bacanuchi dijo que la cosa no era tan “grave”…

rio sonora derrame3

Aunque la máquina descarriló desde el pasado domingo a 10 kilómetros al suroeste de la localidad de Santa Cruz, en un lugar conocido como “El Cajón”, hasta ahora se da a conocer la situación… pero es porque no hubo nada que lamentar.

Por el momento no se tiene información de cuáles fueron las causas del descarrilamiento y para nuestra tranquilidad, personal de Protección civil, de Grupo México y de Ferromex ya trabajan en la zona.

A más de 20 días de ocurrido el ecocidio, se ha confirmado que las aguas del río Bacanuchi tienen toxicidad con niveles fuera de la norma, el suministro de agua a los habitantes de la región continúa restringido, niños de siete municipios no tienen clases de forma indefinida, los daños en ganado y labores agrícolas son incuantificables… ah y en su momento Arias también aseguró: “lo que puede suceder es que alguna persona que se mete al río y tenga una herida, puede tener alguna irritación”…

afectada rio sonora

Pero lo bueno es que esta ocasión no pasó nada… ¿le creemos?

@plumasatomicas

*Vía Proceso