Como gorilas pegándose en el pecho. Este viernes, Donald Trump utilizó Twitter para promocionar su más reciente —y misericordioso— acto público. Según el presidente gabacho, su Ejército estuvo ‘a 10 minutos’ de bombardear Irán, pero decidió detenerlo y ‘perdonarle la vida’ a sus rivales. De paso, anunció la implementación de más sanciones económicas contra su país.

Todo empezó porque las fuerzas de seguridad de Irán utilizaron misiles antiaéreos contra un dron no tripulado de Estados Unidos. 

“El lunes pasado, Irán derribó un dron que volaba en aguas internacionales. Estábamos listos y apuntando para tomar represalias en tres lugares distintos cuando pregunté cuántas personas morirían. ‘150 personas, señor’, respondió un Genera. 10 minutos antes de jalar el gatillo lo detuve”, escribió el mandatario en su temible cuenta de @realDonaldTrump.

Y aquí es donde se pone enredado: como vieron, el presidente con el eterno power trip asegura que el dron gabacho volaba en aguas internacionales, pero Irán dice que en realidad, sobrevolaba sobre sus fronteras sin ningún permiso. Mientras unos reclaman que el derribo del dron es un ataque no provocado, los otros afirman que solo estaban protegiendo sus fronteras de investigación estadounidense.

¿Cuál es la verdad? No la sabemos, no hay información definitiva sobre las intenciones de la aeronave al momento de ser derribada.

“El daño posible no era proporcional al derribo de un dron no tripulado”, mencionó el mandatario en el mismo mensaje que anunciaba que sus consentidas sanciones económicas —como aquellos aranceles que pusieron a parir chayotes a la 4T— ya estaban funcionando.

ataque-buques-petroleros-oman-iran-estados-unidos-02

Foto: AFP

Las tensiones que aumentaron originalmente con el ataque a un buque petrolero hace unos días en la región de Omán, están alcanzando un punto crítico con las amenazas de represalias militares. Oops.