Una de las —pocas— ideas que llevaron a Donald Trump a la fama noventera y a la presidencia de Estados Unidos es que era un hábil hombre de negocios. Kitsch y naranja, pero millonario y astuto. Pues ahora resulta que no: un reportaje del New York Times reveló que las empresas de Trump eran puro show y perdieron más de mil millones de dólares en una década. Oops. 

El NYT obtuvo los datos de los impuestos que pagaba el mandatario de Estados Unidos entre 1985  y 1994.

Este reportaje que mostró el verdadero traje del emperador gabacho reveló que en 1985 los negocios de Trump —sobre todo los casinos y las rentas de locales en sus espacios comerciales— perdieron 46 millones de dólares. La tendencia “roja” continuó en los siguientes años y terminó por reportar más de 1.17 mil millones de dólares de pérdidas a lo largo de la década.

De no tomar medidas, el calentamiento global va a afectar seriamente la economía de EU

Foto: GettyImages

Cómo habrá estado la cosa que entre 1990 y 1991 Trump fue la persona que más pérdidas reportó en todo Estados Unidos… más del doble que el segundo lugar. De acuerdo al NYT, el presidente de Estados Unidos perdió tanto dinero en ocho de esos 10 años que las autoridades gringas no le cobraron impuestos extras.

¿Y qué dijo el preciso?

“Soy la persona más exitosa en intentar ser presidente. Por mucho”, presumía Donald Trump en el 2015, cuando empezaba la campaña.

Ahora, menciona que estos desastres financieros fueron una maravillosa jugada que le permitió librarse de pagar impuestos en sus negocios personales. Claro, que eso también abrió la puerta a un mundo de críticas de los ciudadanos gabachos a quienes —cada año— el SAT de allá (IRS) los agarra con cada centavo.

Claro, como no podía faltar, el presidente también dijo que son fake news.