El pasado sábado 3 de agosto por la mañana, Patrick Crusius, de 21 años, abrió fuego muy cerca de un Walmart, en El Paso, Texas.

De acuerdo con un manifiesto publicado en un sitio de internet, el objetivo era matar al mayor número posible de mexicanos. El resultado fue de al menos 22 personas muertas y 26 heridas.

Un día después, el domingo 4 de agosto durante la madrugada, Connor Betts de 24 años disparó frente a un bar en el centro de la localidad de Dayton, en Ohio. El resultado fue de 10 muertos y 27 personas heridas.

En el lugar las autoridades abatieron al tirador.

Trump visita a los heridos

Este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se dio un tiempo para visitar a los heridos de ambos tiroteos registrados el fin de semana pasado.

Por la mañana llegó al Miami Valley Hospital en Dayton, Ohio, en compañía de la primera dama, Melania Trump.

Como era de esperarse, la bienvenida para el mandatario no fue la más calurosa del mundo. Ciudadanos salieron a las calles con pancartas y hasta se hizo presente el ya famoso “Baby Trump”, quien esta vez portaba un duro mensaje: “deja de ser un bebé y hazle frente a la Asociación Nacional del Rifle” 

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Por la tarde, el presidente Trump emprendió el viaje junto con Melania a El Paso, en el estado de Texas.

Con una bienvenida similar a la que recibió en Ohio, Trump se dirigió al University Medical Center del El Paso para visitar a los heridos del tiroteo registrado en un Walmart de la ciudad.

Al menos 8 mexicanos han muerto.

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images

Foto: Getty Images