Para aumentar la presión en contra de los países que son considerados por la administración Trump como “los tres chiflados del socialismo” (Cuba, Venezuela y Nicaragua), este miércoles se anunciaron restricciones a las remesas enviadas a Cuba, así como a los viajes de estadounidenses a la isla.

Así fue anunciado por el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Revirtiendo la política de apertura que instauró el expresidente Barack Obama con Cuba, se informó que habrá un límite en la cantidad de dinero que las personas en Estados Unidos podrán enviar a sus familiares en la isla.

Ahora cada persona por trimestre puede enviar hasta mil dólares. Recordemos que Obama había eliminado todos los límites de remesas.

En cuanto a los viajes, serán restringidos aquellas visitas a Cuba que no sean por motivos familiares y que sean meramente turísticos. Esto, como es evidente, impactaría en las aerolíneas y en los cruceros, mismos que ya habían agarrado fuerza,

¿El argumento? 

De acuerdo con el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, las políticas del expresidente Obama permitieron una colonización cubana de Venezuela, por lo que se tienen que tomar medidas para revertir las “consecuencias desastrosas” de estas políticas de apertura y dar fin a la “idealización del socialismo y el comunismo”.

Eso sí, esto no es lo único.

La administración de Trump anunció el regreso de una vieja ley —tenía más de 20 años guardadita— que permitirá a todos los ciudadanos estadounidenses de origen cubano demandar legalmente el regreso de las propiedades que les fueron confiscadas en la revolución de 1959.

“Después de más de 22 años de retrasos, los estadounidenses por fin tendrán una oportunidad de justicia”, declaró Mike Pompeo, el secretario de Estado.