Porque ya estuvo bueno que lo estén molestando e incomodando, este viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que a partir de ahora va a abandonar las conferencias de prensa en el momento en que sienta que los reporteros no se están comportando con “decoro” y le estén dando un “trato inapropiado”. Dijo además que no va a ser el único: ya le pidió a todos los miembros de su gobierno que hagan lo mismo.

Recordemos que este viernes, un juez federal determinó que la Casa Blanca tiene que regresarle el pase de prensa al reportero de CNN, Jim Acosta.


En este sentido, afirmó que la Casa Blanca ya está trabajando para diseñar reglas enfocadas en la “interacción de los periodistas con él y con otros funcionarios de su gobierno”, por lo que si no hacen caso de estas reglas, su administración va a “regresar de vuelta a la Corte y vamos a ganar, y ustedes van a terminar no muy felices”.

Advirtió que “no le va a temblar la mano” para tomar medidas aunque se llegue a consecuencias legales.

La cosa empezó porque en una conferencia de prensa, un día después de que terminaran las intermedias, el periodista Acosta y Trump se agarraron del chongo. En ese momento una becaria intentó quitarle el micrófono al reportero y en el forcejeo, Acosta logró quedarse con el micrófono hasta que Trump amenazó con irse.

Después de eso, la Casa Blanca tomó la decisión de retirarle el pase de prensa por agredir a una joven.