Mientras AMLO dormía a los reporteros con su mañanera, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó un tuit que puede meter varios calambres al ya de por sí vapuleado tema fronterizo. En esta ocasión, el mandatario gringo informó que ya ordenó el envío de soldados armados a la frontera.

¿Así, sin agua va? Pues impredecible como es, Trump esta vez acusa que soldados mexicanos tomaron sus armas y apuntaron contra miembros de la Guardia Nacional de su país… y si eso se les hace ya grave, es que no saben el resto. De acuerdo con el republicano, la maniobra de los militares nacionales fue posiblemente hecha para distraer a los gringos y, así, echarles la mano a narcotraficantes…

Aunque Trump no ofreció elementos para probar tamaña acusación (cof, pero tampoco se puede dudar, cof), todo indica que es una más de esas historias que le gusta echar para presionar sobre el tema migratorio. “¡Mejor que no vuelva a pasar!”, exigió Trump… para luego insistir en señalar que México no está haciendo los suficientes esfuerzos para detener y regresar a los miembros de las caravanas de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos.

Antes de acusar que posiblemente las fuerzas armadas de México ayudan en tareas de distracción a los narcos, Trump señaló que, aunque la caravana de 20 mil migrantes proveniente de Centroamérica fue reducida a su paso por México, todavía seguía llegando gente a la frontera. “¡México debe detener el resto o nos veremos obligados a cerrar esa sección de la frontera y llamar al Ejército. ¡Los coyotes y los cárteles tienen armas!”, advirtió.

De acuerdo con La Jornada, de finales de enero a la fecha, Estados Unidos ha recibido cerca de 2 mil solicitudes de asilo… nomás que las personas que hacen la petición son regresadas a México hasta recibir una respuesta. Nuestro país le sirve de “sala de espera” al gobierno estadounidense, podría decirse. Y, aunque por un breve lapso se suspendió esta medida, desde el pasado 16 de abril fue reanudada.