Para que vean que también tiene su corazoncito, el presidente Donald Trump ha otorgado perdón a un exmilitar que debía cumplir 25 años por el asesinato de un presunto terrorista.

En 2008, el militar Michael Behenna fue condenado a 25 años de prisión luego de ser encontrado culpable del asesinato de un prisionero iraquí. Según se reveló, el soldado desnudó e interrogó ilegalmente al presunto terrorista de Al Qaeda, antes de asestarle dos disparos a sangre fría. Pero bueno, todo eso se puede pasar por alto, toda vez que el estadounidense ha mostrado ser una buena persona.

El caso del señor Behenna ha tenido un amplio apoyo de los militares, los funcionarios de Oklahoma y el público. (…) Además, mientras cumplía su sentencia, ha sido un prisionero modelo. A la luz de estos hechos, Behenna merece por completo el perdón presidencial“, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

De acuerdo con The Washington Post, Behenna fue declarado culpable por el asesinato no premeditado de Ali Mansur, quien al momento de perder la vida se encontraba desarmado y completamente desnudo. Según aseguró el militar estadounidense, disparó en pecho y cabeza del iraquí “en defensa propia”.

Un elemento que pudo haber influido en la decisión de Trump es el hecho de que los funcionarios de Oklahoma que señalaron que Behenna era “completamente merecedor” del indulto, recientemente renovaron su apoyo público a la campaña del presidente para su reelección, en 2020… aunque sólo es una sospecha que arrojan algunos medios del gabacho. Pero nahhhhh… cómo creen.

Cabe señalar que Michael Behenna no estaba cumpliendo una sentencia tal cual: desde 2014 fue puesto en libertad condicional y hasta un juez ya le había reducido su condena a sólo 15 años. Lo que ahora decidió Trump es absolverlo completamente.

El crimen de Behenna

El presunto terrorista al que asesinó Behenna fue acusado de haber sido el cerebro detrás del ataque con explosivo en contra de una patrulla estadounidense de la que formaba parte el exmilitar, al norte de Bagdad. Debido a esto, Ali Mansur fue puesto bajo arresto… pero luego de interrogatorios e investigaciones, fue puesto en libertad por un alto mando. Se determinó que no había pruebas suficientes de su participación en la emboscada.

Behenna fue el encargado de trasladar a Mansur a su domicilio. Fue ahí que decidió hacerle un interrogatorio extra al ya liberado. “Le desnudé para intimidarle y le dije que quería más información sobre los líderes locales de Al Qaeda y sobre sus viajes a Arabia Saudí y Siria, y sobre la explosión. Pero él solo repetía: ‘no sé, no sé’“, declaró el exmilitar.

De acuerdo con las solicitudes de indulto, Behenna aseguró que asesinó a Mansur debido a que éste le intentó quitar su arma durante el interrogatorio ilegal. “Tenía miedo de que Ali Mansur fuera a tomar mi arma y la usara contra mí. Todo sucedió muy rápido“.