Foto: Cuartoscuro.

UIF va por bloqueo a cuentas vinculadas a cárteles de Jalisco, Sinaloa, Unión de Tepito y Los Zetas

El gobierno federal se niega a echar bala contra el crimen organizado, pero parece que la UIF le quiere pegar por otro lado. Donde quizás les duela un poco más: sus finanzas.

Así lo ha hecho notar el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, quien anteriormente ya había informado del bloqueo a cuentas relacionadas con el Cártel de Sinaloa. Ahora, para que no digan que nomás la trae contra el grupo de los Guzmán, da a conocer avances para hacer lo propio con otros cárteles.

Foto: Cuartoscuro.

De acuerdo con Milenio, Nieto Castillo ya tiene acuerdos para bloquear al menos 122 cuentas de personas físicas y morales que tendrían que ver con grupos criminales. En la lista de organizaciones delincuenciales que verían atacadas sus finanzas (directo e indirectamente) estarían el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), Unión Tepito y Los Zetas.

Y bueno, también unas más del Cártel de Sinaloa.

Durante su participación en un diplomado sobre la extinción de dominio, el titular de la UIF señaló que en un plazo de 48 horas se le informará sobre los montos de cada una de las cuentas… así que se espera que pronto se puedan elevar los 990 millones que hasta ahora se ha logrado congelar al crimen organizado.

“Está en curso yo creo que en dos días porque tardan los bancos 48 horas en reportarnos cuál es el monto de lo bloqueado pero son 36 acuerdos de bloqueo”.

Según como lo ve el analista político y miembro emérito del Colegio de México, Lorenzo Meyer, el ataque a las finanzas es un buen camino para darle en la torre al crimen organizado, al que califica como “el gran enemigo interno”.

Apenas hace unos días, Santiago Nieto presumió que la UIF consiguió bloquear 330 cuentas de personas morales y físicas relacionadas con el Cártel de Sinaloa. Por si esto suena un buen trancazo al crimen, días después (quizás hasta horas) informó que aplicó la misma… pero al exgobernador César Duarte, a quien le pegó más duro, al bloquearle 868 cuentas vinculadas a la presunta red de corrupción que armó para desviar recursos del erario.