“Ya déjala, está muerta”, diría el meme… pero nel, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) quiere ver sangre y tiene preparada otra denuncia contra la extitular de SEDESOL, Rosario Robles.

De acuerdo con La Jornada, el nuevo delito que la UIF buscará echarle encima tiene que ver con 105 convenios irregulares que la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) habría celebrado con universidades. Y si después de saber el número de transas… digo… convenios ya tienen ganas de pasarle un bolillo pa’l susto a la pobre de Chayito Robles, váyanse lanzando a la panadería, porque el monto que supuestamente se habría desviado asciende a los 800 millones de pesos.

Foto: Cuartoscuro

Según el titular de la UIF, Santiago Nieto, los convenios fueron detectados por la Secretaría del Bienestar (antes SEDESOL) y su conocimiento sirvió para congelar las cuentas de Robles y sus colaboradores… así que ya se le puede ir sumando este “detallito” a las irregularidades reportadas por la Auditoría Superior de la Federación y la Fiscalía General de la República, mismas que tienen a Chayito en prisión preventiva, en Santa Martha Acatitla, por el delito de uso indebido del servicio público.

Pero aquí no para la cosa: de acuerdo con Nieto, la UIF ya entró en contacto con autoridades financieras de otros países para que chequen si, de pura casualidad, pueden detectar si Robles y sus colaboradores movieron lana fuera de México. Además, en lo que respecta a las cuentas que ya se tienen congeladas (en las cuales hay depositados hasta 12 millones de pesos), se les está haciendo los respectivos análisis para ver si tiene que ver con el desvío de recursos que se hizo vía empresas fantasma.

Se utilizaron a las universidades, vía artículo primero de la Ley de Adquisiciones, mediante la adjudicación directa a empresas que tenían muy poco tiempo de constituidas, que tenían prestanombres accionistas y que finalmente representaron una afectación al erario”, explicó Santiago Nieto.