Foto: Getty Images

En las últimas décadas, la población de renos en el Ártico ha disminuido un 56%

Como lo hemos visto en estos últimos años con el aumento de temperatura —tanto en tierra como en los mares—, las tormentas cada vez más fuertes y la muerte de algunas especies por la destrucción de su ecosistema, el calentamiento global ya se volvió un alarmante problema a corto y largo plazo, aunque el presidente Trump diga que es una gran mentira. 

Desde mediados de la década de 1990 hasta la actualidad, el tamaño de los rebaños de renos y caribúes que viven cerca del Polo Norte ha disminuido en un 56%. Estamos hablando de que aproximadamente 4.7 millones de animales, se registraron ahora solamente 2.1 millones: una pérdida de 2.6 millones.

De acuerdo con el último reporte del Ártico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), cinco rebaños de los 22 que son monitoreados en la región de Alaska y Canadá han disminuido hasta en un 90% y no muestran signos de recuperación.

Gracias a las fotografías aéreas y los conteos en el área, las manadas han perdido por años miles de integrantes.

Según el ecologista Don Russelm es normal que el tamaño de las manadas fluctúe mucho ya que es parte del ciclo natural. Es decir, que los rebaños pueden ir de cientos de miles a decenas de miles en unas cuantas décadas, sin embargo, niveles tan bajos como ahora resultan preocupantes.

Pero ¿por qué han disminuido?

El informe señala que la alarmante disminución en el número de ejemplares de esta especie se debe a múltiples factores: la caza, las enfermedades, la cada vez menos disponibilidad de alimentos y el cambio climático.

El Ártico se hizo más cálido y más verde entre 1982 y 2017, y contrario a lo que podría pensarse, justo es esto lo que podría estar ocasionando la reducción de rebaños. Los veranos más cálidos aumentan la sequía, las moscas, los parásitos y el estrés por el calor. Estas condiciones podrían hacer a los renos y caribúes más susceptibles a enfermedades y la consecuente mortalidad de los ejemplares adultos.


Los renos son una parte muy importante de su ecosistema, por lo que su desaparición si la situación continúa así podría ser verdaderamente catastrófica. Además de que la población de la zona utiliza a la especia como alimento y como transporte.

Con información de Vox