Mundo

En su último día declarando, el Vicentillo afirma que el Chapo no es su enemigo

Este lunes fue el último día en que el hijo del Mayo Zambada, Vicente Zambada Niebla “el Vicentillo”, declaró en el juicio en contra del narcotraficante mexicano Joaquín “el Chapo” Guzmán, mismo que se lleva a cabo en Nueva York, en Estados Unidos.

Una de las declaraciones más importantes fue que, contrario a lo que busca probar la defensa, el Chapo no era un “mito”, es decir que no era alguien que sólo recibía órdenes. Y ya de paso, el Vicentillo afirmó ante el jurado que el Chapo no es su enemigo y que si está testificando en su contra es porque cuando lo capturaron se declaró culpable y prometió cooperar con la fiscalía.

De acuerdo con medios internacionales, los dos narcotraficantes intercambiaron un saludo con la cabeza, en la que probablemente es la última vez en que estarán cerca. Ambos fueron líderes del Cártel de Sinaloa.

Ante una pregunta explícita de la fiscalía, el Vicentillo afirmó que el Chapo era un traficante real que trabajaba con drogas, y que era un líder del cartel como su padre (el Mayo Zambada).

Esto viene a contradecir el argumento que ha mantenido la defensa desde hace algún tiempo: que el Chapo era un chivo expiatorio, que aceptó mostrarse como el líder del Cartel sólo por imagen pero que él sólo recibía ordenes.


Recordemos que el pasado viernes, el Vicentillo detalló cómo el Cartel de Sinaloa utilizaba a la policía y a los militares para enfrentarse a sus rivales sin tener que meter las manos. Anteriormente había explicado la fuga del Chapo en 2001, cuando lo hizo escondido en un carrito de lavandería. Sin embargo, negó que el capo mexicano haya sobornado a funcionarios de alto nivel, incluido al entonces presidente Vicente Fox.

Comentarios