Cuando uno escucha las palabras “orgullo nacional” luego de tanta demagogia, pueden parecerle cursis, patrioteros, falsonas. Pero más allá de la forma en que han arruinado las palabras nuestros políticos, un orgullo nacional es una especie de ventana iluminada en el callejón oscuro de la mediocridad.

Casos como el de Arturo Alvarez Buylla, recién premiado con el Príncipe de las Asturias, nos hacen pensar que para quien busca y se esfuerza, aún naciendo en el tercer mundo, siempre hay lugar en lo alto.

Alvarez Buylla fue premiado en el área de Investigación Científica y Técnica 2011, por haber logrado por primera vez la neurogénesis en los adultos, en español, por haber logrado que se originaran nuevas neuronas a través de células troncales. Alvarez Buylla identificó los mecanismos fundamentales inherentes a la neurogénesis, es decir, la regeneración de neuronas en cerebros adultos y descubrió un tipo de células que generan nuevas neuronas, llamadas neuronas espejo. Junto a él, es decir en la misma categoría, fueron premiados el americano Joseph Altman y el italiano Giacomo Rizzolatti.

Actualmente Alvarez Buylla es investigador y profesor en la Universidad de California en San Francisco. Ahí es Director del Laboratorio de Neurogénesis.

Entre otros premiados, como Riccardo Muti en la categoría de arte, Howard Gardner en el área de Ciencias Sociales o Leonard Cohen en el área de Letras, Alvarez Buylla fue premiado en el Salón Covadonga del Hotel la Reconquista en Oviedo, donde estuvo presente la reina Sofía de España.

¡Enhorabuena!

Con información de El Universal