Un niño de 10 años, se suicidó porque se sentía triste e inconforme con los juguetes que le había regalado su madre con motivo del Día de los Santos Reyes.

La noticia del suicidio del pequeño Yeuris Manuel Martínez Domínguez causó consternación y una profunda tristeza entre sus familiares y en la los medios locales de República Dominicana.

“De acuerdo con la madre, su hijo se sentía triste e inconforme por los juguetes que ella pudo comprarle”, dijo la Policía.

El niño le pidió el equivalente a 30 pesos para comprar otros juguetes, a lo cual la madre contestó que se los entregaría al día siguiente. El niño no pudo esperar, así que salió y se ahorcó al interior de una construcción.

Ese niño estaba convencido de que necesitaba cosas para ser feliz, gracias a que desde pequeños nos venden la idea de que la felicidad consiste en acumular cosas.

Vía: Listin