Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores (SRE), ha buscado el apoyo de la ONU para el plan de migración previsto ante el paso de centroamericanos en nuestro país. En este contexto —tras el acuerdo al que México llegó con el equipo de Donald Trump sobre contener la migración hacia Estados Unidos—, la Unión Europea (UE) dio a conocer que apoyará el Plan de Desarrollo Integral para México y Centroamérica, según Federica Mogherini, alta representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

¿Es un aliviane para el canciller de México? De acuerdo con Federica Mogherini, la UE está lista para respaldar el plan del gobierno de AMLO —diseñado en conjunto con la Comisión Económica para América Latina (Cepal). ¿La razón? En voz de la representante de la Unión Europea, los objetivos del proyecto de Desarrollo coinciden con las prioridades de los países europeos en la región, por lo que existe una posibilidad para que haya una incidencia de su parte.

El Plan de Desarrollo para México y Centroamérica

Sólo para contextualizar, va una breve explicación de este proyecto: antes de que Donald Trump le pusiera un ultimátum al gobierno de AMLO —a tuitazos—, el mandatario y la Cepal presentaron el Plan de Desarrollo a mediados de mayo pasado.

El objetivo de este es impulsar a la zona del sur de México y Centroamérica —países como El Salvador, Guatemala y Honduras— en temas económicos, sociales y, por ende, migratorios; mediante la inversión y creación de empleos.

Foto: Cuartoscuro.

La apuesta del proyecto radicaba en cambiar los modelos con los que los gobiernos han trabajado en esta región, con nuevos ejes como:

  • Desarrollo Económico.
  • Bienestar social.
  • Sostenibilidad ambiental.
  • Y la gestión integral del ciclo migratorio.

Sin embargo, una vez que se presentó este plan a Donald Trump y con la carrera electoral de las elecciones presidenciales en 2020, el mandatario presionó sobre el tema de migración, amenazó a México con la imposición de los aranceles a sus productos. ¿El resultado?

La creación de un plan de contención migratoria emergente que ha implicado el desplazamiento de la Guardia Nacional en la frontera sur —con la participación de seis mil elementos— y medidas más fuertes en los medios de transporte, como camiones o autobuses —los cuales ya piden a los usuarios su identificación. La respuesta de México, de acuerdo con Ebrard, fue en tenor de evitar una Guerra Comercial con Estados Unidos y que México pagara los platos rotos.

No obstante, el trato se volcó hacia los términos de migración y en este camino, el canciller ha expresado que el objetivo es tomar el modelo de la Cepal. Hasta el momento, Federica Mogherini ha dicho que la Unión Europea apoyará.

**Foto de portada: Cuartoscuro.