Usando a Billy Corgan para despedir el año

En estas fechas uno siempre se pone sentimental. El gozo o la melancolía están presentes en el ambiente y nos obligan a estar sensibles. Esto se me recordó el día de hoy, tras leer la entrevista que The Guardian le hizo al frontman (y ahora único integrante) de los Smashing Pumpkins: 

Billy Corgan. Esta entrevista me hizo pensar en que se acaba el año, que las cosas cambian, en que todo al final se termina y que eso en realidad está muy bien.

Pero bueno, empecemos con la entrevista. Tras un par de preguntas completamente alejadas del estreno de Monuments to an Elegy, el compositor dirigió la platica a ello, diciendo:

“…pensé, sin duda, que recibiría muy buenas reseñas por nuestro nuevo álbum [Monuments to an Elegy], basado en toda la retroalimentación que me estaban dando. Pero estoy recibiendo las mismas reseñas que recibía antes, estas mediocres reseñas que nunca dirán: Este es un jodido brillante disco de un brillante artista”.

billy

Está bien, está bien, cuando uno crea algo tiene la convicción de que es bueno y está dispuesto a meter las manos al fuego por su obra, eso no tiene nada de malo, pero tristemente la entrevista sigue así:

“Sólo tenía la optimista idea de que este álbum sería un punto de descanso. Que sería: Ok, hizo un buen álbum, está en un buen lugar, vamos a celebrar el momento. Pero no, es la misma jodida mierda otra vez y no lo puedo creer. Quiero decirte algo… ni siquiera he leído las reseñas, ni siquiera sé que dicen”.

Entonces, lo que quiere en realidad el veterano vocalista ¿son sólo unas palmadas en la espalda? Eso parece algo triste. A sus 47 años, después de darle la vuelta al mundo haciendo lo que ama, después de –por lo menos– dos discos que él, junto con muchos de nosotros, consideramos clásicos y tras ganar millones cantando su canciones, Billy Corgan no es capaz de disfrutar el momento en el que vive. Eso es desalentador… pero bueno, no es tan diferente a cualquiera de nosotros siendo infelices con lo que sea que tenemos.

Captura de pantalla 2014-12-19 a la(s) 11.49.52

La reflexión anterior vino gracias a esta entrevista en particular, pero no es la primera vez que Corgan se queja de todo lo que lo rodea. Sus desfogues pueden ser disparados por “esos hipócritas que se están adueñando de la industria”, o por sus fans pidiéndole que toque sus clásicos o por lo que sea que hagan otras bandas

Para terminar, más allá del hecho noticioso, la moraleja es: ¡No Billy-Corgueen su vida, sopicuates! Denle un buen adiós al año, busquen cosas nuevas y piensen que, no importa cuanto hagan en sus vidas… quizá la gente sólo se fije en que se están quedado calvos.

Billy Corgan

Kleemp.