Por vacaciones… hasta enero Javier Duarte sabrá si sale de prisión

Santa Claus no, pero puede ser que los Reyes Magos se luzcan con su regalo a Javier Duarte. No la libertad total, pero sí la posibilidad de irse a casa a descansar.

¡¡KHÉEEEE!! Pues así como lo leen: debido a que ya no es firme la condena de nueve años que hasta el momento se le ha impuesto a Javidú, éste tiene la posibilidad de que se le cambie la medida preventiva: de cárcel a prisión domiciliaria… o, incluso, libertad provisional.

javier-duarte-javidu-amparo-gana-apelar-sentencia-libre-juicio

Foto: Cuartoscuro

De hecho, según indica Reforma, lo anterior ya sucedió. La defensa de Javier Duarte ya solicitó el cambió de medida cautelar. La solicitud habría sido hecha en audiencia celebrada el pasado 16 de diciembre.

Hace apenas unos días, el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal de la CDMX dio la orden de dar chance a Javidú de tramitar la apelación contra su condena de nueve años de prisión, la cual purga por los delitos de asociación delictuosa y lavado de dinero.

Con lo anterior, el juez de Control debe enviar el expediente del caso de Javier Duarte (así como su recurso de apelación) a un tribunal unitario… el cual es el que resolverá si lo admite o no.

Javier-duarte-vinculación-a-proceso

Foto: Cuartoscuro.

Pero… pos se le atravesó el Guadalupe-Reyes a Javidú y ni modo, tendrá que pasar las fiestas en el tambo y esperar que el niño dios le conceda el milagrito. Porque el juez de control dice que no le han pasado la notificación… y como los tribunales ya están de sabrosas vacaciones, pos ahora hasta enero.

“Cuando me dan intervención, manifesté que ya cambiaron de manera objetiva las condiciones legales, porque Javier Duarte ya no es sentenciado, porque con el amparo ya no lo es, esa sentencia condenatoria no ha causado estado. Como el Ministerio Público se opuso, el juez lo que acordó fue suspender la audiencia para enero, porque no ha llegado la constancia del amparo, explicó el abogado de Javidú, Ricardo Sánchez Retana.

Pues ya nada más a esperar. Como sea, la defensa de Javier Duarte ya tiene todo planchado para que el juez no tenga cómo negarse a cambiar la medida provisional contra su cliente: ya le consiguieron un domicilio en la CDMX rentado a su nombre, para así probar su arraigo.