Ni lerda ni perezosa, Josefina Vázquez Mota respondió, mediante un vídeo de YouTube, a las acusaciones hechas en su padre y seis hermanos por presunto lavado de dinero, las cuáles son investigadas por la procuraduría General de la República (PGR).  La abanderada panista aseveró que seguirá en campaña, y que “nada ni nadie me va a detener”.

En conferencia de prensa, acompañada del Presidente Nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, Vázquez Mota invitó a que se hagan las investigaciones necesarias por las autoridades correspondientes. En su mensaje afirmó que “el PRI y el Gobierno demuestran su miedo a perder la elección en el Estado de México” y que por eso recurren a la guerra sucia: “a las calumnias, a las mentiras y al uso faccioso de las instituciones públicas”.

 

Asimismo se lavó las manos y sentenció que la “la calumnia de hoy” no la involucra en ninguna conducta indebida. Todo muy bien con su mensaje y su actitud “positiva”. Sin embargo, algo que llama la atención profundamente es que no dio explicación alguna con respecto a los 17 millones de pesos que recibió su familia de numerosas empresas denunciadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).